Borgo Panigale (Bolonia, Italia), 1 agosto 2019 – Como parte de las celebraciones del 25º aniversario del lanzamiento de la Ducati 916, el Museo Ducati presenta ahora una nueva e increíble parte de su historia: la 916 de Massimo Tamburini. Una auténtica obra maestra “propiedad” del legendario diseñador.

Esta exposición, que fue posible gracias a la preciada colaboración del Museo Ducati con Simona Tamburini, la hija de Massimo y propietaria de la motocicleta, permite revelar algunos secretos que hay detrás de esta moto legendaria. La 916 que se muestra es uno de los tres prototipos a partir del cual Tamburini desarrolló la moto hasta su producción en 1994.

Massimo Tamburini, que ya había desarrollado la Paso 750 para Ducati, desarrolló con la 916 una moto que fue una verdadera revolución en el mundo de la motocicleta. La aerodinámica y el bastidor de la 916 se desarrollaron exclusivamente en las carreteras de Rimini y en los circuitos de Misano y Mugello. Durante seis largos años, Tamburini estudió meticulosamente cada detalle, sin recurrir nunca al túnel de viento.

La moto del museo presenta detalles que son muy similares a los de la 916 SP de serie, el modelo de mayor rendimiento de la familia 916. La moto está casi completamente hecha de fibra de vidrio, mientras que los conductos de aire, guardabarros delantero, caja del filtro, tubos del subchasis y soporte de la matrícula están hechos de fibra de carbono. Además, la moto está adornada con componentes de carreras como las llantas de magnesio de cinco palos y el basculante monobrazo aligerado. Es importante destacar que carecía de intermitentes y un cuentakilómetros: la única instrumentación se reducía a un cuentavueltas y a un indicador de temperatura del refrigerante. 

La moto se mostrará en el Museo Ducati hasta el 15 de enero de 2020.