La Streetfighter está equipada con todo lo que ha convertido las Superbike Ducati en leyenda: la increíble potencia del bicilíndrico en L, la extraordinaria tecnología aplicada al bastidor, el magnífico basculante monobrazo y los frenos derivados de la competición. No falta diversión tanto asaltando el asfalto de las pistas con la desmesurada potencia, como trazando curvas elegantes gracias a los movimientos precisos y controlados.